Nuestros Valores

A través de la oración y el estudio, el equipo de liderazgo de IPHC refinó Siete valores fundamentales que encarnan la misión de nuestra denominación.  HAGA CLIC AQUÍ si desea comprar una copia impresa del folleto de 7 valores fundamentales. Además, hay versiones electrónicas gratuitas del folleto de siete valores básicos disponibles en ambos INGLES y ESPAÑOL.

Valoramos con oración las escrituras

La Biblia es la Palabra de vida de Dios para el mundo. A través de la Biblia, discernimos la voz y las acciones de Dios en la historia humana. A través de la Biblia, aprendemos a quién adoramos. Desde la adoración de Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, aprendemos cómo vivir como ciudadanos de Su Reino en la tierra.

El Espíritu Santo ha llamado al IPHC a ser un pueblo que vive y camina en el Espíritu. Creemos que todos los dones del Espíritu están activos hoy. Creemos que el Espíritu Santo le da poder al Cuerpo de Cristo corporativamente e individualmente para cumplir la misión de Dios en la tierra.

Celebramos a todas las generaciones y reconocemos que cada una es esencial en el Cuerpo de Cristo. Honramos a aquellos que nos han precedido y otorgamos poder a quienes los siguen. La contribución de cada generación es bienvenida y alentada mientras perseguimos nuestro destino dado por Dios.

Sabemos que Cristo gobierna sobre toda la creación. Nuestro llamado es manifestar la realidad de Su reinado. Al servir a nuestras comunidades, abrazar la diversidad y alcanzar a los perdidos, encarnamos el Reino de Cristo en la tierra. 

Celebramos a todas las generaciones y reconocemos que cada una es esencial en el Cuerpo de Cristo. Honramos a aquellos que nos han precedido y otorgamos poder a quienes los siguen. La contribución de cada generación es bienvenida y alentada mientras perseguimos nuestro destino dado por Dios.

Como iglesia, somos llamados corporativamente e individualmente a ver la justicia establecida. Intercedemos por aquellos que no tienen voz. Estamos con los pobres, los débiles y los oprimidos. No callaremos frente a la injusticia. Seremos un lugar de esperanza.

Valoramos la Generosidad con espíritu de Oración

Todos nuestros recursos, ya sean materiales o espirituales, son regalos de un Dios amoroso. No vivimos temerosos basados en nuestra falta. Vivimos agradecidos basados en la provisión de Dios. Nos comprometemos a ser obedientes como diezmadores, alegres al dar y generosos de corazón. Como Él dio, nosotros damos.